Menú

¿Qué es la infraestructura de puestos de trabajo virtuales (VDI)?

bloques de círculos azules con bloques cuadrados marrones apilados sobre un fondo azul
Temas

La infraestructura de puestos de trabajo virtuales (VDI) es una solución de virtualización que utiliza máquinas virtuales para proporcionar y gestionar puestos de trabajo virtuales. La infraestructura de puestos de trabajo virtuales aloja entornos de puestos de trabajo en un servidor centralizado y los implementa en los usuarios finales bajo petición. Se accede a través de la red con un dispositivo de extremo (portátil, tablet, etc.).

Con una solución de infraestructura de puestos de trabajo virtuales instalada, las organizaciones pueden beneficiarse de una serie de ventajas. La computación de los puestos de trabajo tiene lugar en el servidor host, en lugar de hacerlo en el dispositivo de extremo, por lo que los requisitos de hardware para el extremo son inferiores. De este modo se reduce la inversión que había que realizar en un dispositivo de extremo y puede resultar más fácil admitir una amplia gama de dispositivos remotos y móviles. Conforme cambian las necesidades de hardware del software de puesto de trabajo, también puede ser más fácil reasignar la CPU y la memoria desde el servidor que desde los dispositivos de extremo.

La seguridad y la gestión de configuración son ventajas adicionales de la solución de infraestructura de puestos de trabajo virtuales. Dado que todos los datos residen en el centro de datos, cualquier pérdida de un dispositivo terminal limita la exposición de los datos que no están almacenados en el dispositivo. En entornos con configuraciones de puesto de trabajo estandarizadas que no se tienen que personalizar para cada usuario, una instancia de infraestructura de puestos de trabajo virtuales ofrece controles estrictos que eliminan la desviación de los estándares de la organización.

¿Cómo funciona la infraestructura de puestos de trabajo virtuales (VDI)?

Dos de los principales componentes del centro de datos de una arquitectura de infraestructura de puestos de trabajo virtuales son el hipervisor y el agente de conexión. En primer lugar, el hipervisor desvincula el hardware físico del sistema operativo lógico, que reside en el servidor del centro de datos y permite ofrecer varios puestos de trabajo virtuales desde un único servidor físico. El agente de conexión es la puerta de enlace del software que conecta cada usuario de puesto de trabajo a su instancia de puesto de trabajo individual. Esta capa autentica a todos los usuarios independientemente del dispositivo terminal.

Los patrones de uso de los puestos de trabajo tienden a ser menos previsibles que muchas de las otras cargas de trabajo del centro de datos y resulta difícil predecir la contención de recursos de las cargas de trabajo principales que provienen de un puesto de trabajo virtual. Tradicionalmente, la arquitectura que se utiliza para poner en marcha la solución de infraestructura de puestos de trabajo virtuales en una organización se ha asociado con un PoD dedicado de hardware que contiene hardware de computación, red y almacenamiento específico diseñado para admitir un número determinado de puestos de trabajo virtuales. Este PoD (un número dedicado de hosts conectados a un dispositivo de almacenamiento comprometido) se separó de los demás sistemas para garantizar que las fluctuaciones de las cargas de trabajo de los puestos de trabajo no interfirieran con las demás cargas de trabajo del centro de datos. Este modelo garantiza que el rendimiento del entorno de infraestructura de puestos de trabajo virtuales y de las aplicaciones principales siga siendo predecible. Este aislamiento también limita el alcance de los fallos entre los usuarios finales y las cargas de trabajo de las aplicaciones.

Dos enfoques para la puesta en marcha de los puestos de trabajo

  • Puesto de trabajo persistente. A cada usuario se le asigna una instancia de puesto de trabajo única, que se puede personalizar según sus preferencias.

  • Puesto de trabajo no persistente. Los usuarios pueden acceder a un pool de imágenes de puestos de trabajo uniformes según sea necesario para realizar las tareas. Estos puestos de trabajo no persistentes vuelven a su estado original después de cada uso, en lugar de personalizarlos para un solo usuario.

Casos prácticos de la infraestructura de puestos de trabajo virtuales (VDI)

Trabajadores remotos

El uso de entornos de infraestructura de puestos de trabajo virtuales facilita en gran medida el acceso de los trabajadores remotos a los entornos de puestos de trabajo virtuales estándar de la organización en una amplia gama de dispositivos. Con el puesto de trabajo virtual, es posible controlar el acceso a los sistemas de software principales y se puede conceder acceso a cualquier trabajador remoto de un sitio remoto con una inversión mínima. Independientemente de su ubicación, cada miembro del equipo tiene acceso a la misma red y a los mismos recursos de la organización, mientras se mantiene el acceso central y los controles de las aplicaciones. Los puestos de trabajo persistentes se pueden personalizar para adaptarlos a cada usuario, mientras que los datos permanecen centralizados en el centro de datos principal.

Centros de llamadas

Una ventaja importante de un puesto de trabajo no persistente es la capacidad que presenta de consumir simplemente un puesto de trabajo estándar de un pool de puestos de trabajo idénticos. El centro de llamadas típico es un excelente ejemplo de cómo este modelo respalda directamente las necesidades de un equipo de personas. Cada miembro del equipo solo debe realizar un conjunto específico de tareas, las cuales no requieren que el puesto de trabajo sea no estándar. Con una plantilla que se puede aumentar o disminuir para adaptarse a las circunstancias, la capacidad de simplemente iniciar sesión en un puesto de trabajo disponible durante las horas de trabajo de la persona minimiza la sobrecarga que se genera al tener que proporcionar equipos de puestos de trabajo físicos individuales. La instancia de puesto de trabajo estándar no persistente se puede aplicar y poner en marcha fácilmente con únicamente el software necesario instalado y se puede implementar en sitios físicos con complicaciones mínimas.

Empleados contratados

Cuando los contratistas temporales se unen a un equipo, necesitan poder acceder a algunos de los activos principales y a los miembros del equipo, a la vez que también debe tomarse en gran consideración la seguridad. Al utilizar un puesto de trabajo virtual, es posible controlar el acceso a los recursos corporativos mientras se proporciona el punto de conexión para los trabajadores temporales. Los contratistas son capaces de realizar tareas que utilizan recursos de la organización sin tener acceso a sistemas que no están relacionados con el contrato. Este control también minimiza la inversión que hay que realizar para proporcionar un dispositivo de extremo físico durante el período del contrato.

La infraestructura de puestos de trabajo virtuales (VDI) es una solución de virtualización que utiliza máquinas virtuales para proporcionar y gestionar puestos de trabajo virtuales. La infraestructura de puestos de trabajo virtuales aloja entornos de puestos de trabajo en un servidor centralizado y los implementa en los usuarios finales bajo petición. Se accede a través de la red con un dispositivo de extremo (portátil, tablet, etc.).

Con una solución de infraestructura de puestos de trabajo virtuales instalada, las organizaciones pueden beneficiarse de una serie de ventajas. La computación de los puestos de trabajo tiene lugar en el servidor host, en lugar de hacerlo en el dispositivo de extremo, por lo que los requisitos de hardware para el extremo son inferiores. De este modo se reduce la inversión que había que realizar en un dispositivo de extremo y puede resultar más fácil admitir una amplia gama de dispositivos remotos y móviles. Conforme cambian las necesidades de hardware del software de puesto de trabajo, también puede ser más fácil reasignar la CPU y la memoria desde el servidor que desde los dispositivos de extremo.

La seguridad y la gestión de configuración son ventajas adicionales de la solución de infraestructura de puestos de trabajo virtuales. Dado que todos los datos residen en el centro de datos, cualquier pérdida de un dispositivo terminal limita la exposición de los datos que no están almacenados en el dispositivo. En entornos con configuraciones de puesto de trabajo estandarizadas que no se tienen que personalizar para cada usuario, una instancia de infraestructura de puestos de trabajo virtuales ofrece controles estrictos que eliminan la desviación de los estándares de la organización.

Más información sobre VDI y soluciones relacionadas