NetApp.com

¿Qué es el cloud privado?

En todo el mundo, los usuarios finales reclaman a los equipos de tecnología que alcancen la misma agilidad que ofrece el cloud público. La facilidad con la que se consumen los recursos en el cloud público ha determinado un nuevo estándar para los equipos de tecnología internos. Sin embargo, puede resultar muy difícil alcanzar esas cotas con recursos internos que no se han diseñado en un principio para ofrecer ese tipo de servicio.

El cloud privado ha supuesto un ejemplo de cómo se pueden respaldar con facilidad los cambios que se producen en los requisitos, con una capacidad de respuesta inmediata que se adapta a las solicitudes de cambio y las modificaciones del rendimiento. Con un cloud privado, los usuarios finales experimentan la misma facilidad a la hora de consumir recursos que en el cloud público, pero desde una plataforma interna. Un cloud privado eficiente será capaz de proporcionar un rendimiento predecible y además modificarlo en función de la demanda de cada momento. Como los patrones de crecimiento de muchas aplicaciones son diversos y pueden variar en muy poco tiempo, el equipo de tecnología necesita que la plataforma de cloud privado pueda escalar con gran agilidad.

Para ofrecer lo que espera un usuario final, un equipo de tecnología podría tener que plantearse la posibilidad de crear el cloud privado desde una nueva plataforma que pueda escalar con facilidad, proporcionar un rendimiento predecible para cada carga de trabajo y que, además, se beneficie de la automatización avanzada que eliminar las tareas manuales.

¿Cómo funciona el cloud privado?

El cloud privado es un equivalente interno al cloud público. Se basa en la capacidad para consumir y modificar fácilmente la asignación de recursos a través de un método de autoservicio que demanda muy poca interacción con los equipos de tecnología internos de los usuarios. Muchos usuarios finales están tratando de reducir el tiempo que les lleva aprovisionar nuevos recursos o modificar las instancias existentes para adaptarse a los cambios que se producen en los requisitos. Con un cloud privado, la idea es reducir la dependencia de plataformas externas que no gestiona el equipo interno y seguir ofreciendo la capacidad de respuesta que demandan los usuarios externos.

Para proporcionar una solución de cloud privado, el departamento de tecnología interno debe partir de la experiencia de usuario final y alinear los recursos tecnológicos para poder cumplir los requisitos asociados. Para el usuario final, los recursos se solicitan y se asignan a través de una interfaz de autoservicio que les ofrece la oportunidad de seleccionar al instante los recursos que necesitan para su proyecto y tenerlos asignados rápidamente para poder usarlos. Para el equipo de tecnología, la automatización se convierte en una herramienta con la que reducir la sobrecarga de trabajo que conlleva responder a esas solicitudes de los usuarios, asignando los recursos disponibles a los usuarios finales conforme los vayan demandando.

Con un cloud privado, las fricciones entre los usuarios finales y el equipo de tecnología es mucho menor. Al reducir el proceso de apertura de incidencias para cada solicitud, los usuarios finales pueden dedicar más tiempo a aumentar la producción y pasan menos esperando a que haya recursos disponibles. Los equipos de tecnología dedican menos tiempo a resolver solicitudes de aprovisionamiento menos estratégicas y más tiempo en la toma de decisiones estratégicas relacionadas con la tecnología.

¿Por qué es tan importante el cloud privado?

Las preferencias de consumo actuales cambian constantemente, bajo la influencia de del entorno actual de desarrollo de aplicaciones. Dado que las empresas dedican más esfuerzos a la transformación digital y a crear nuevas aplicaciones altamente distribuidas, en este momento es en el cloud público donde los usuarios resuelven con mayor facilidad sus requisitos de desarrollo. Por otro lado, los clouds privados se han creado para cubrir las necesidades de la transformación digital y la capacidad de respuesta a los cambiantes requisitos que demandan los clientes en el ecosistema tecnológico. El objetivo principal consiste en ofrecer la capacidad de uso que esperan los usuarios finales sin tener que abandonar los confines del entorno tecnológico interno.

Ventajas del cloud privado

Al poder aplicar a un cloud privado interno la libertad de autoservicio que encontramos en el cloud público, los usuarios finales pueden consumir con mucha mayor facilidad los recursos internos que tienen a su disposición.

Con una instancia de cloud privado a disposición de los usuarios finales, donde pueden consumir recursos de la misma forma que en el cloud privado, los equipos se encuentran con un abanico mucho más amplio de opciones para determinar dónde deben residir sus aplicaciones. Los equipos de tecnología de las empresas están logrando un equilibrio mucho más efectivo entre las cargas de trabajo en las instalaciones (que se ejecutan en un cloud privado) y las cargas de trabajo en el cloud público. El éxito de este enfoque de clouds híbridos requiere de un cloud privado que pueda proporcionar agilidad y autoservicio, así como un control total sobre el rendimiento y la disponibilidad, y que suponga una reducción de los costes que conllevan los clouds públicos.

Casos de uso de clouds privados

Puede haber situaciones en las que se prefiera crear y proporcionar aplicaciones en un cloud privado.

Cumplimiento de normativas y seguridad
Cuando se necesita tener un mayor control sobre los datos y una mayor accesibilidad, es fundamental tener la capacidad de combinar el autoservicio de los usuarios finales con el control interno del hardware. Con una solución de cloud privado, los organizaciones tecnológicas son capaces de proporcionar el modelo de consumo que solicitan los usuarios finales a la vez que pueden mantener el control en la plataforma y limitar el acceso a los datos confidenciales.

Control de costes
Si bien el consumo de recursos en el cloud público sigue siendo extremadamente sencillo para los usuarios finales, conforme se va extendiendo el uso del cloud público, los costes podrían empezar a no estar alineados con los beneficios. Al ofrecer un cloud privado, se podrían controlar mejor los costes de los recursos y, a su vez, seguir ofreciendo el modelo de autoservicio que los usuarios finales quieren.

Procesos de desarrollo y pruebas de aplicaciones
Dada la naturaleza esporádica que se produce del aumento y reducción de recursos para poder llevar a cabo las fases de desarrollo y pruebas, la característica de autoservicio del cloud público se adapta a la perfección al ciclo de vida de desarrollo. Con la plataforma de cloud privado, es posible consumir los recursos internos que determine en cada caso el proceso de desarrollo sin que este se vea detenido por el proceso de incidencias tradicional que muchas organizaciones de tecnología siguen usando hoy día.

Siga leyendo sobre el cloud privado