Menú

Cinco señales de aviso sobre tus problemas de gasto en la nube pública

(y 10 cosas que puedes hacer para controlar los costes de almacenamiento)

esfera verde oliva donde falta un trozo en la parte superior sobre fondo verde menta
Cloud Services

Sin embargo, es difícil analizar y comprender realmente cómo se aplica este crecimiento de datos a ti, tu trabajo y tu presupuesto. Para empezar, organizaciones como la tuya crearán el 60 % de esos datos y se espera que al menos la mitad de todos esos datos residan en la nube pública.

El consumo de nube tiene un precio; y en ocasiones, este coste se presenta de forma inesperada y sin invitación en la factura de la nube. En esta guía, nos centramos sobre todo en la nube pública. Pero nuestra preocupación principal es la infraestructura en su totalidad y las variables que debes examinar con detenimiento para controlar el aumento de los costes del almacenamiento en la nube.

A menudo, la arquitectura de datos es la culpable de los costes extraordinarios. Solo basta un poco más de planificación estratégica para abordar con facilidad lo que podría parecer una situación abrumadora. Leer esta guía paso a paso ya es una señal de que estás en el buen camino.

¿Preparado? Pues hablemos de las cinco señales que te avisan de un problema de gasto en la nube. Y después, te daremos lo que realmente buscas: diez formas de afrontar los sobrecostes en la nube ya mismo.

Cinco señales de aviso sobre un problema de gasto en la nube pública

Si sigues leyendo es porque probablemente tienes la sensación de que tu organización está gastando más de lo debido en la nube. Si reconoces alguno de los siguientes síntomas, está claro que existe un problema de gasto en la nube.

cloud-five-warning-signs.jpg


01. Nadie sabe a ciencia cierta cuántas cuentas de nube pública hay abiertas en la empresa

Una empresa típica mantiene varias cuentas con diferentes proveedores de cloud. Dado que la nube pública está diseñada para permitir que cualquier persona de una organización pueda configurar una cuenta y asignar recursos, los que lo hacen sin reparar en los gastos tampoco se toman la molestia de notificar la creación de esas cuentas. Las cuentas tecnológicas en la sombra brotan por todas partes. Todas pueden rastrearse para confirmar la falta de control central y parece que nunca nadie sabe cuáles son las cuentas que existen y cuáles están en uso. El resultado es una serie de acusaciones mutuas en lugar de un debate productivo que te ayude a apuntar hacia el problema real.


02. Nadie puede explicar completamente las facturas mensuales de nube de la empresa

La factura mensual para la nube de tu organización probablemente abarca un número vertiginoso de páginas que contienen miles de líneas y hacen referencia a muchos nombres de servicio, tipos de instancia y regiones, ninguna de las cuales se explica por sí misma. Seguramente los precios por volumen de almacenamiento pueden parecer sencillos a primera vista, pero te invito a que estudies tu última factura e intentes comprender (y mucho menos explicar) todos los cargos adicionales y la forma en que se relacionan con iniciativas de negocio específicas. Parece una tarea imposible. Es el momento de sacar la varita mágica descodificadora de costes de la nube.


03. No hay ninguna forma de rastrear las compras aprobadas para iniciativas o centros de costes

El tercer aviso a menudo tiene que ver de nuevo con los gastos anónimos. Hay un punto ciego y no puedes reconocer quién está tirando de tarjeta sin control y para qué usa estos gastos. Basándonos en el segundo aviso de problemas, las organizaciones con varios equipos, proyectos y presupuestos no siempre se entretienen en asignar el almacenamiento en la nube y el consumo de servicios a proyectos o centros de costes. El resultado es un gasto recurrente y regular que nadie puede explicar. Y esto es un lastre.


04. Toda la capacidad se adquiere a precios bajo demanda

Lo bueno de la nube es que compras el almacenamiento (y otros recursos en la nube) que necesitas... bajo demanda. Aunque este método de pago por uso (PAYGO) proporciona a tu organización los métodos más fáciles para reducir el almacenamiento adicional, la realidad es que, con más frecuencia de la debida, no necesitas lo que compras. Es toda una ironía.

¿Esto tiene que ver con los líos en la factura de los que hablábamos? Pone de manifiesto que no hay un proceso de compras gestionadas y revela una total ausencia de compras combinadas. Tomemos como ejemplo la compra de instancias bajo demanda de AWS. Aunque las instancias bajo demanda permiten poner en marcha una máquina virtual cuando quieras, las instancias reservadas de AWS ofrecen un descuento de hasta el 75 %. Si vamos un poco más allá, las instancias puntuales (donde pagas por una instancia de reserva de Elastic Compute Cloud que cubra tus necesidades) pueden ayudarte a ahorrar hasta un 90 %.

¿Lo ves? Si pagas sin ningún control precios bajo demanda, puedes asumir que no tienes una estrategia de gasto ni un plan de uso, sino únicamente un montón de compras al azar hechas por individuos que actúan como los ya tradicionales equipos de TI en la sombra. Solo esperan que la organización pague los excesos de gastos. Y así es, los pagas, ¿pero cuál es el coste para la empresa?


05. Nadie revisa regularmente la eficiencia de las salidas o el consumo

Notición: el uso de datos puede ser tan costoso como asignarlo desde el principio. Hay dos cuestiones aquí. La primera, ¿es eficiente el uso de tu almacenamiento? No quieres pagar por el almacenamiento que no se usa bajo ningún concepto y, por supuesto, tampoco quieres pagar por el nivel de almacenamiento más caro para datos que se pueden almacenar en uno menos costoso. Los costes pueden reducirse de 0,20 $ - 0,30$/GB hasta 0,02 $/GB al mes en niveles de almacenamiento «más fríos».

Vamos a por la segunda cuestión: sacar los datos de la nube (o moverlos entre nubes). Este es uno de los componentes de precios cuyo concepto probablemente comprendes, pero que realmente no sabes exactamente en cuánto se traduce su coste al mes. Esto se relaciona de nuevo con la necesidad de alinear los costes con las iniciativas: trabajo forense. Debe haber alguien que rastree los datos que han salido y determine si la salida constante tiene sentido. Por ejemplo, un desarrollador puede estar copiando datos en su extremo local para que las pruebas de códigos sean más rápidas. Hacer esto regularmente incrementa enormemente las tarifas y, a menudo, se puede evitar por completo. Alguien tiene que estar pendiente de revisar, cuestionar y ajustar las prácticas que se deben llevar a cabo en relación con estos cargos.


No es raro que te encuentre ante un problema de gasto en almacenamiento en la nube

Todas las organizaciones, independientemente del tamaño que tengan, pueden verse en estos dilemas del almacenamiento en la nube. El reto primordial es doble.

En primer lugar, todos utilizan la nube como si existiera exclusivamente para satisfacer sus necesidades y nadie se preocupa del coste que supone para el negocio.

En segundo lugar, está el problema de la visibilidad; es difícil vincular el gasto a las necesidades del negocio y al usuario responsable de ese gasto. Y sin visibilidad no hay responsabilidad. Siempre. El lamentable resultado es que organizaciones como la tuya terminan gastando mucho más de lo que deberían.


cloud-ten-things.jpg

10 cosas que puedes hacer de inmediato para controlar los costes de almacenamiento

La mala noticia es que tienes un problema de gasto en almacenamiento en la nube. La buena noticia es que el primer paso (y a menudo el más difícil) es admitir que existe el problema. Hay medidas concretas que puedes empezar a adoptar literalmente hoy mismo para solucionar el problema. Los siguientes 10 consejos, aunque se centran en gran medida en la tecnología, pueden ayudar a los responsables de cada una de las partes en movimiento del almacenamiento en la nube a revisar su uso y reducir su huella de almacenamiento y, de este modo, permitir a la organización reinvertir en gastos.

01. Elimina el almacenamiento en la nube no conectado

Cuando finalizan las máquinas virtuales, normalmente solo se elimina automáticamente el volumen raíz asociado a la máquina virtual. Los volúmenes de almacenamiento adicionales se quedan intactos e incurren en costes de almacenamiento; en algunos casos, de forma predeterminada, para evitar la eliminación accidental. Una forma sencilla de reducir los costes de nube consiste en encontrar y eliminar estos volúmenes no conectados. Es algo muy obvio: si no vas a usar el almacenamiento, deshazte de él. Sin embargo, al igual que con los recursos desligados, esto implica un trabajo de carácter detectivesco donde se identifique quién posee el almacenamiento y se compruebe si es necesario o no. ¿Quién se iba a imaginar que los datos podían resultar tan empíricos?


Los niveles de almacenamiento "en caliente" (que normalmente alojan datos a los que se accede con frecuencia) pueden tener un precio hasta 5 veces superior al de sus homólogos de nivel "en frío".

02. Compra el nivel de almacenamiento justo

Cada proveedor de nube pública ofrece una serie de niveles de almacenamiento. Y, sin embargo, todo el mundo parece elegir el nivel más rápido (y más caro), sin considerar nada o muy poco el coste que tiene. Si cuesta más, debe ser mejor, ¿no es así? No necesariamente.

El precio del nivel en GB/mes se basa generalmente en la frecuencia y la rapidez con la que necesita acceder a los datos. Los niveles de almacenamiento «en caliente» (que suelen contener datos a los que se accede con frecuencia y que requieren una baja latencia, un alto rendimiento y una alta disponibilidad) pueden tener un precio hasta 5 veces superior al de sus homólogos de nivel «en frío» (donde deben residir datos a los que se accede con poca frecuencia, como backups y archivos).

Ten en cuenta tanto tus requisitos de rendimiento como los de coste cuando evalúes los niveles de almacenamiento y trata de equilibrar tus necesidades prestando atención a los objetivos presupuestarios. Siempre se puede mover a otro nivel más adelante, en caso necesario.


03. Reajusta el tamaño de los volúmenes de almacenamiento infrautilizados

No hay una forma más sencilla de gastar dinero en almacenamiento en la nube que crear un volumen de almacenamiento que nunca se utilice adecuadamente. Los proveedores de nube no te permiten reducir los volúmenes de almacenamiento. NetApp recomienda que primero hagas todo el proceso de identificación de volúmenes de gran tamaño y, a continuación, crees un nuevo volumen con el espacio que necesitas, migres los datos existentes y elimines el volumen de gran tamaño. Más adelante, solo tendrás que implementar mejores evaluaciones de necesidades de almacenamiento para el proceso de creación de volúmenes.


04. Degrada el almacenamiento en función del rendimiento necesario

Los proveedores de nube también ofrecen niveles de rendimiento que satisfacen tus necesidades de rendimiento. Puedes reducir los costes de almacenamiento si supervisas el acceso real de lectura y escritura de un volumen determinado de manera que, si el rendimiento es bajo, puedes reducirlo a un nivel de rendimiento inferior. De esta forma se reduce el IOPS de almacenamiento para alinearse mejor con la carga de trabajo que utiliza, a la vez que se reducen los costes.


05. Determina el nivel de redundancia necesario para el almacenamiento

Cuando se da la opción de replicar datos en cualquier lugar, se tiende a hacerlo de forma descontrolada y elegir una ubicación lejana. Pero ¿realmente necesitas tus datos en el Reino Unido para protegerte frente a la pérdida de datos que pueda provocar, por ejemplo, un huracán en los Estados Unidos? La respuesta es, por supuesto, que no, a menos que sea un huracán realmente grande. Este tipo de decisiones tienen una repercusión material en el coste; por ejemplo, la redundancia entre diferentes zonas geográficas puede ser el doble de cara que la redundancia local. Es importante planificar los requisitos de redundancia de forma inteligente. Para ello, se toma como ejemplo el análisis de impacto empresarial y las evaluaciones de riesgo para determinar lo que realmente se necesita.


Cálculo mental: si se elige el nivel de almacenamiento adecuado en función de la capacidad y el rendimiento, y se cambia a un nivel de almacenamiento superior solo en períodos de uso máximo, se puede llegar a ahorrar hasta un 70 % en la factura mensual de la nube.
06. Elimina las copias Snapshot antiguas

La copia Snapshot es un elemento básico de cualquier estrategia de recuperación de máquinas virtuales. Conservar varias instantáneas ofrecen a las organizaciones tecnológicas la capacidad de restaurarse en un momento específico en función de un escenario de recuperación ante desastres determinado. Lo último que quieres es eliminar algo que necesita el responsable de la carga de trabajo. Sin embargo, cuando hay cientos de máquinas virtuales y cada una crea copias Snapshot a diario sin eliminar la del día anterior, los costes de almacenamiento en la nube aumentan exponencialmente. Hay que establecer una estrategia en torno a la caducidad de las copias Snapshot. Afortunadamente, la mayoría de proveedores de nube tienen algún tipo de política para el ciclo de vida de las copias Snapshot con las que se automatizan las eliminaciones, por lo que no hace falta dejar esa responsabilidad en cualquiera.


07. Gestiona las solicitudes de transferencia de datos salientes

Mover datos cuesta dinero. Eso es un hecho. Pero esos costes no son todos iguales. En la nube, el coste de las transferencias de datos depende de la ubicación de los servidores de nube de origen y de destino. El tráfico entrante es normalmente gratuito (o casi). Sin embargo, cuando los datos se transfieren fuera de la red del proveedor de nube (movimiento que se conoce también como «salida de datos») se convierte rápidamente en caro. Pero recuerda, en lo que respecta al responsable de los datos, lo único que importa de la transferencia es el «lo necesito ya», no el «es rentable hacerlo de esta manera». Para solucionar este problema, debes convencer a los usuarios a almacenar los datos lo más cerca posible del lugar donde se van a utilizar realmente para eliminar la necesidad de moverlos a otro lugar. Considera también la posibilidad de comprimir y deduplicar datos antes de su salida mediante la sincronización incremental para ahorrar en costes de transferencia. Por último, si puedes eliminar datos o moverlos a un nivel de archivado, hazlo ya mismo.


08. Minimiza la transferencia de datos entre regiones y zonas

Cuando los datos se mueven por regiones, países o zonas de disponibilidad, los proveedores de nube cobran más. Estas transferencias de datos pueden formar parte de la arquitectura de una aplicación que utiliza DevOps para mantener los datos de pruebas o pueden formar parte de una estrategia de redundancia. Por lo tanto, la transferencia de datos debe realizarse con una intención o bien sancionarse. Crea un nuevo objetivo que consista en alojar los datos necesarios lo más cerca posible geográficamente de tu base de usuarios. A largo plazo, considera la posibilidad de rediseñar las soluciones para minimizar la distancia que tienen que recorrer los datos.


09. Controla los niveles de precios del almacenamiento

Los precios del almacenamiento y de las transferencias de datos suelen incluir niveles de costes adicionales basados en el consumo. Si alcanzas niveles especificados en la tabla de precios del proveedor de nube, como se indica en términos como «superior a <cantidad de almacenamiento>», es probable que puedas negociar un precio mejor. Ten en cuenta que los mayores descuentos solo se aplican a los datos almacenados que cumplen el requisito de tarificación. Por último, puedes estar bloqueado con un contrato de varios años. Debes tratar de mantenerte dentro de las restricciones de ese contrato mientras buscas formas de negociar los costes a la baja en función del aumento de del tiempo extra de uso.


«Las empresas pueden ahorrar cientos de miles de dólares cada trimestre, llegando a veces incluso a 100 000 dólares al mes, simplemente con pensar en cómo diseñan su arquitectura basada en la nube».

10. Elimna las cargas incompletas de almacenamiento

Algunas cargas de trabajo requieren que los usuarios suban archivos. En este escenario, las cargas interrumpidas a veces crean objetos parciales que persisten en el almacenamiento en la nube como datos inutilizables que cuestan dinero real. Dependiendo del tamaño, las cargas incompletas pueden añadir hasta toneladas de residuos porque los administradores tienden a no querer eliminar ni mover nada (consulta el paso 6). El mejor plan de acción consiste en realizar backups de las cargas incompletas y eliminarlas.


Siguientes medidas para eliminar el problema de gasto en nube pública

Es imprescindible que hagas algo ahora.

Aunque estos 10 pasos pueden reducir considerablemente los costes de almacenamiento en la nube, las organizaciones necesitan un método para obtener más visibilidad del almacenamiento que se ha adquirido, asignado, utilizado y desperdiciado en toda la organización.

Lo que se necesita es un método que ayude a los involucrados preocupados por el gasto y el uso que se hace del almacenamiento en la nube. El uso de informes, calculadoras y otras herramientas que ofrecen los proveedores de nube es un buen primer paso hacia la visibilidad y la gestión centralizada del gasto en nube.

Cuando pongas en práctica estos conceptos básicos, tendrás que examinar las soluciones diseñadas para evaluar, recopilar, agregar, analizar e informar sobre el gasto en nube, incluido el almacenamiento. Obtén más información aquí.

Para que el ahorro sea sostenible, utiliza políticas, procesos y tecnología adicional que te permita controlar el gasto descontrolado de tu organización en la nube. Si quieres hablar con nosotros directamente sobre lo que acabas de leer, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Microsoft Azure

Microsoft Azure

La integración de NetApp con Microsoft Azure es un servicio nativo que se ha creado para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos de una forma más optimizada; todo ello con el mejor de los clouds.

Google Cloud

Google Cloud

Alcanza los objetivos de la organización con el kit de herramientas definitivo que le ayudará a optimizar el rendimiento de la nube en tus propios términos. Creado por NetApp para su uso con Google Cloud.

AWS

AWS

Mueve los datos con menos riesgo gracias a los servicios de nube de NetApp: gracias a las valoraciones de nuestros clientes y nuestra asociación con AWS.

A continuación