Menú

Cinco señales que advierten de que puede tener un problema de gasto en el cloud público

(y 10 cosas que puede hacer ahora para controlar los costes de almacenamiento)

Descargue este libro electrónico Despliegue lo mejor del cloud
esfera verde oliva donde falta un trozo en la parte superior sobre fondo verde menta
Índice
Cloud Services

El almacenamiento en cloud es una de las demandas de los recursos empresariales que más ha crecido en el planeta

De hecho, se estima que en los próximos 5 años la cantidad total de datos que se generará rondará los 175 zettabytes1 (si lo vemos en perspectiva, equivaldría a 175 000 millones de terabytes), de los cuales el 60 % lo crearán empresas como la suya. Según nuestras estimaciones, esto equivaldría a llenar en torno a 116 000 billones de disquetes de 3,5''. (Esta referencia es especialmente útil si por casualidad lee esto en su máquina del tiempo DeLorean en el 1985 aproximadamente). ¿Y cuál es el aspecto más interesante? Se espera que la mitad de todos esos datos residan en el cloud público.

Al mismo tiempo, los innumerables usuarios de datos de todas esas organizaciones que generan los datos interactúan con más frecuencia con ellos. Se estima que los usuarios de la datosfera (es una palabra real, puede buscarla) interactúan con los datos aproximadamente una vez cada minuto y, en 2025, se espera que esta frecuencia aumente a una interacción cada 18 segundos

No pulse el botón del pánico todavía; su organización estará bien. De hecho, los datos son la clave para prosperar en cualquier situación que se considere normal y se plantee en el futuro. Además, el cloud es algo absolutamente positivo para su negocio; solo necesita la estrategia adecuada para que funcione mejor en su entorno. En esta guía de gasto en cloud, le mostraremos las estrategias que se han diseñado para ayudarle a sobrevivir en el inevitable tsunami de datos que se avecina.

Desde el estancamiento del centro de datos a la calma del cloud

Antes del cloud, su organización disfrutaba de un mundo en el que solo se necesitaban gastos de capital (capex) para adquirir un amplio almacenamiento que existía dentro de un ecosistema de centro de datos fijo. Varios tipos de datos coexistían en un hardware similar, lo que convertía a la asignación del almacenamiento (independientemente de si realmente era necesario o no) en una tarea razonablemente sencilla. La tasa de IOPS era gloriosa y abundante; la seguridad, hermética como un casino de Las Vegas. Probablemente tenía un equipo de administradores de almacenamiento en plantilla que se encargaba de atender cada uno de los caprichos de almacenamiento. 

Pero entonces algo se rompió y los entresijos de la burocracia y sus trámites administrativos obstaculizaron la rápida recuperación. Soñó con un día en el que su almacenamiento trabajaría más para usted, como un becario con mucho interés prestando atención a una pila de hojas de cálculo. 

Entonces el sueño se convirtió en una versión de la realidad: se transformó en el cloud. En la actualidad ha cambiado la complejidad de la gestión del centro de datos por un sencillo gasto operativo mensual (opex) que ofrece una escalabilidad y una flexibilidad prácticamente infinitas. Suena bien, ¿verdad? Sin embargo, como cualquier contable astuto podría comprobar, esos gastos operativos pueden ir avanzando sigilosamente hasta llegar a finales de mes, cuando su margen de beneficios parezca un oasis que desaparece lentamente. El pago del almacenamiento se basa ahora en varios factores que implican distintos tipos de almacenamiento, niveles, protocolos y costes. 

Inevitablemente, los costes inesperados se irán comiendo todos sus fondos. ¿El culpable? Cualquier combinación de no utilizar la organización en niveles, máquinas virtuales heredadas que no se han desaprovisionado y copias Snapshot innecesarias, por nombrar solo algunos factores. ¡Qué pena! Vivir solo del sueño del cloud no es suficiente. Tanto si trata de optimizar el almacenamiento en cloud de su organización como si simplemente busca formas de ampliar de forma rentable el uso del almacenamiento en cloud, verá sus intenciones limitadas por la insaciable necesidad de su organización de reducir el coste del almacenamiento en cloud. ¿Se encuentra su empresa en esta situación?

Hablemos de las cinco señales de advertencia que indican que tiene un problema de gasto en cloud y, a continuación, le daremos lo que realmente busca: 10 métodos para abordar de forma inmediata los costes de cloud descontrolados en este preciso momento. Por ejemplo, hoy mismo.


Cinco señales que advierten de que puede tener un problema de gasto en el cloud público

Si sigue leyendo es porque probablemente tiene la sensación de que su organización está gastando más de lo debido en el cloud. Si reconoce uno o varios de los siguientes síntomas, un diagnóstico seguro podría ser el de un problema de gasto en el cloud.

cloud-five-warning-signs.jpg


01. Nadie sabe bien cuántas cuentas de cloud público hay abiertas en la empresa

Una empresa típica mantiene varias cuentas con diferentes proveedores de cloud. Dado que el cloud público está diseñado para permitir que cualquier persona de una organización pueda configurar una cuenta y asignar recursos, los que lo hacen sin reparar en los gastos tampoco se toman la molestia de notificar la creación de esas cuentas. Las cuentas tecnológicas en la sombra aparecen por todas partes. Cada una de ellas se puede rastrear hasta confirmar la falta de control central y parece que nunca nadie sabe cuáles son las cuentas que existen y cuáles están en uso. El resultado típico es una serie de acusaciones mutuas en lugar de un debate productivo que le ayude a apuntar hacia el problema real.


02. Nadie puede explicar completamente las facturas mensuales de cloud de la empresa 

La factura mensual para el cloud de su organización probablemente abarca un número vertiginoso de páginas que contienen miles de líneas y hacen referencia a muchos nombres de servicio, tipos de instancia y regiones, ninguna de las cuales se explica por sí misma. Seguramente los precios por volumen de almacenamiento pueden parecer sencillos a primera vista pero le invito a que observe su última factura e intente comprender (se explica por sí sola) todos los cargos adicionales y la forma en que se relacionan con iniciativas empresariales específicas. A menudo resulta una tarea imposible. Es el momento de sacar ese anillo mágico descodificador de costes del cloud.


03. No hay ninguna forma de realizar un seguimiento de las compras aprobadas para iniciativas o centros de costes 

El signo de advertencia número 3 a menudo vuelve al anónimo que gasta en exceso. Tiene un punto ciego en lo que se refiere a quién está pasando la tarjeta de crédito y lo que está detrás de estos gastos descontrolados. En función del segundo signo de advertencia, las organizaciones con varios equipos, proyectos y presupuestos no siempre se entretienen en asignar el almacenamiento en cloud y el consumo de servicios a proyectos o centros de costes. El resultado es un gasto recurrente y regular que nadie puede explicar. Y esto es un lastre.


04. Toda la capacidad se adquiere a precios bajo demanda  

Lo bueno del cloud es que usted compra el almacenamiento (y otros recursos en el cloud) que necesita... bajo demanda. Aunque este método de pago por uso (PAYGO) ofrece a su organización los métodos más fáciles para reducir el almacenamiento adicional, la realidad es que, con más frecuencia de la debida, no necesita lo que compra. Es toda una ironía.

¿Es parte de la confusión de la factura que acabamos de mencionar? Pone de manifiesto que no hay un proceso de adquisición gestionado y revela una falta completa de compra combinada. Tome como ejemplo la compra de instancias bajo demanda de AWS. Aunque las instancias bajo demanda le permiten aumentar la velocidad de giro para una máquina virtual según desee, las instancias reservadas de AWS le ofrecen un descuento de hasta el 75 %. Si vamos un poco más allá, las instancias de Spot (donde se paga por una instancia de reserva de Elastic Compute Cloud que satisfaga sus necesidades) pueden ayudarle a ahorrar hasta un 90 %.

¿Lo ve? Si usted paga sin ningún control precios bajo demanda, puede asumir con seguridad que no tiene una estrategia de gasto o un plan de uso, sino únicamente un montón de compras al azar hechas por individuos que actúan como los ya tradicionales equipos de TI en la sombra. Solo esperan que la organización pague los excesos de gastos. Y así es, usted pagará, ¿pero cuál es el coste para la empresa?


05. Nadie revisa regularmente la eficiencia de las salidas o el consumo 

Noticia de última hora: el uso de datos puede ser tan costoso como asignarlo desde el principio. Hay dos cuestiones aquí. En primer lugar, si el uso de su almacenamiento es eficiente. No desea pagar por el almacenamiento que no se usa de ninguna forma y, por supuesto, tampoco desea pagar por el nivel de almacenamiento más caro que se ofrece para datos que se pueden almacenar en uno menos costoso. Los costes pueden reducirse de 0,20 $ - 0,30$/GB hasta 0,02 $/GB al mes en niveles de almacenamiento «más fríos».

Segundo jugador en la partida: los datos que salen del cloud (o entre clouds). Es uno de los componentes de los precios que probablemente se comprenden en concepto, pero que realmente no se sabe con precisión en cuánto se traduce su coste mensual real. Esto se relaciona de nuevo con la necesidad de alinear los costes con las iniciativas: el trabajo forense. Debe haber alguien que rastree los datos que han salido y determine si la salida constante tiene sentido. Por ejemplo, un desarrollador confiado puede estar copiando los datos para realizar pruebas en su extremo local para que las pruebas que hagan de códigos sean más rápidas. Hacer esto regularmente acaba sumando tarifas enormes y, a menudo, se puede evitar por completo. Alguien tiene que estar pendiente de revisar, cuestionar y ajustar las prácticas que se deben llevar a cabo en relación con estos cargos.


No es raro que se encuentre ante un problema de gasto en almacenamiento en cloud 

Todas las organizaciones, independientemente del tamaño que tengan, pueden verse en estos dilemas del almacenamiento en cloud. El reto global es doble.

En primer lugar, todos utilizan el cloud como si existiera exclusivamente para satisfacer sus necesidades y nadie se preocupa del coste que supone para el negocio. 

En segundo lugar, hay un reto de visibilidad; es difícil vincular el gasto a las necesidades empresariales y al usuario responsable de ese gasto. Y sin visibilidad no hay responsabilidad. En todo. El resultado lamentable es que organizaciones como la suya terminan gastando mucho más de lo que deberían.


cloud-ten-things.jpg

10 cosas que puede hacer de inmediato para controlar los costes de almacenamiento

La mala noticia es que tiene un problema de gasto en almacenamiento en cloud. La buena noticia es que el primer paso (y a menudo el más difícil) es admitir que existe ese problema. Hay pasos prácticos que puede empezar a adoptar literalmente hoy mismo para solucionar el problema. Las siguientes 10 sugerencias, aunque se centran en gran medida en la tecnología, pueden ayudar a los propietarios de cada una de las partes que se van a transferir del almacenamiento en cloud a revisar su uso y reducir su huella de almacenamiento y, de este modo, permitir a la organización reinvertir en gastos.

01. Elimine el almacenamiento en cloud no conectado

Cuando finalizan las máquinas virtuales, normalmente solo se elimina automáticamente el volumen raíz asociado a la máquina virtual. Los volúmenes de almacenamiento adicionales permanecen intactos y suponen costes de almacenamiento; en algunos casos, debido al diseño, para evitar la eliminación accidental. Una forma sencilla de reducir los costes de cloud consiste en encontrar y eliminar estos volúmenes no conectados. Es algo muy obvio: si no va a usar el almacenamiento, deshágase de él. Sin embargo, al igual que con los recursos desligados, esto implica un trabajo de carácter detectivesco donde se identifique quién posee el almacenamiento y se compruebe si es necesario o no. ¿Quién sabía que los datos podían ser tan existenciales?


Los niveles de almacenamiento "en caliente" (que normalmente alojan datos a los que se accede con frecuencia) pueden tener un precio hasta 5 veces superior al de sus homólogos de nivel "en frío".

02. Adquiera el nivel de almacenamiento adecuado

Cada proveedor de cloud público ofrece una serie de niveles de almacenamiento. Y, sin embargo, todo el mundo parece elegir el nivel más rápido (y más caro), sin considerar nada o muy poco el coste que tiene. Si cuesta más, debe ser mejor, ¿no es así? No necesariamente.

El precio del nivel en GB/mes se basa generalmente en la frecuencia y la rapidez con la que necesita acceder a los datos. Los niveles de almacenamiento «en caliente» (que suelen contener datos a los que se accede con frecuencia y que requieren una baja latencia, un alto rendimiento y una alta disponibilidad) pueden tener un precio hasta 5 veces superior al de sus homólogos de nivel «en frío» (donde deben residir datos a los que se accede con poca frecuencia, como backups y archivos).

Tenga en cuenta tanto sus requisitos de rendimiento como los de coste cuando evalúe los niveles de almacenamiento y trate de equilibrar sus necesidades prestando atención a los objetivos presupuestarios. Siempre se puede mover a otro nivel más adelante, en caso necesario.


03. Volúmenes de almacenamiento infrautilizados del tamaño justo 

No hay una forma más sencilla de gastar dinero en almacenamiento en cloud que crear un volumen de almacenamiento que nunca se utilice adecuadamente. Los proveedores de cloud no le permiten reducir los volúmenes de almacenamiento. NetApp recomienda que primero haga todo el proceso de identificación de volúmenes de gran tamaño y, a continuación, cree un nuevo volumen con el espacio que necesita, migre los datos existentes y elimine el volumen de gran tamaño. Luego, más adelante, solo tendrá que implementar mejores evaluaciones de necesidades de almacenamiento para el proceso de creación de volúmenes.


04. Degrade el almacenamiento en función del rendimiento necesario 

Los proveedores de cloud también ofrecen niveles de rendimiento que satisfacen sus necesidades de rendimiento. Puede reducir los costes de almacenamiento si supervisa el acceso real de lectura y escritura de un volumen determinado de manera que, si el rendimiento es bajo, puede reducirlo a un nivel de rendimiento inferior. De esta forma se reduce el IOPS de almacenamiento para alinearse mejor con la carga de trabajo que la utiliza, a la vez que se reducen los costes.


05. Determine el nivel de redundancia necesario para el almacenamiento 

Cuando se da la opción de replicar datos en cualquier lugar, se tiende a hacerlo de forma descontrolada y elegir una ubicación lejana. Pero ¿realmente necesita sus datos en el Reino Unido para protegerse frente a la pérdida de datos que pueda provocar, por ejemplo, un huracán en los Estados Unidos? La respuesta es, por supuesto, que no, a menos que sea un huracán realmente grande. Este tipo de decisiones tienen una repercusión material en el coste; por ejemplo, la redundancia entre diferentes zonas geográficas puede ser el doble de cara que la redundancia local. Es importante planificar los requisitos de redundancia de forma inteligente. Para ello, se toma una página del análisis de impacto empresarial y las evaluaciones de riesgo para determinar lo que realmente se necesita.


Cálculos matemáticos mentales: cuando se elige el nivel de almacenamiento adecuado en función de la capacidad y el rendimiento, y cuando se salta a un nivel de almacenamiento superior solo en períodos de uso máximo, se puede llegar a ahorrar hasta un 70 % en la factura mensual del cloud.
06. Elimine las copias de Snapshot antiguas 

La copia Snapshot es un elemento básico de cualquier estrategia de recuperación de máquinas virtuales. Varias instantáneas ofrecen a las organizaciones tecnológicas la capacidad de restaurarse en un momento específico en función de un escenario de recuperación ante desastres determinado. La última opción es siempre eliminar algo que necesita el propietario de la carga de trabajo. Sin embargo, cuando hay cientos de máquinas virtuales y cada una crea copias Snapshot a diario sin eliminar la del día anterior, los costes de almacenamiento en cloud aumentan exponencialmente. Hay que establecer una estrategia en torno a la caducidad de las copias Snapshot. Afortunadamente, la mayoría de proveedores de cloud tienen alguna forma de política para el ciclo de vida de las copias Snapshot con las que se automatizan las eliminaciones, con lo que no hace falta confiar en un individuo.


07. Gestione las solicitudes de transferencia de datos salientes 

Mover datos cuesta dinero. Eso es un hecho. Pero esos costes no son todos iguales. En el cloud, el coste de las transferencias de datos depende de la ubicación de los servidores cloud de origen y de destino. El tráfico entrante es normalmente gratuito (o casi). Sin embargo, cuando los datos se transfieren fuera de la red del proveedor de cloud (movimiento que se conoce también como «salida de datos») se convierte en caro y rápido. Pero recuerde, en lo que respecta al propietario de los datos, la transferencia hace referencia al concepto «lo necesito hecho», no a «es rentable hacerlo de esta manera». Para solucionar este problema, anime a los usuarios a almacenar los datos lo más cerca posible del lugar donde se van a utilizar realmente para eliminar la necesidad de moverlos a otro lugar. Considere también la posibilidad de comprimir y deduplicar datos antes de su salida mediante la sincronización incremental para ahorrar en costes de transferencia. Por último, si puede eliminar datos o moverlos a un nivel de archivado, hágalo con entusiasmo.


08. Minimice la transferencia de datos entre regiones y zonas 

Cuando los datos se mueven por regiones, países o zonas de disponibilidad, los proveedores de cloud cobran más. Estas transferencias de datos pueden formar parte de la arquitectura de una aplicación que utiliza DevOps para mantener los datos de las pruebas o que pueden formar parte de una estrategia de redundancia. Por lo tanto, la transferencia de datos debe ser tanto intencionada como sancionada. Cree un nuevo objetivo que consista en alojar los datos necesarios lo más cerca posible geográficamente de su base de usuarios. A largo plazo, considere la posibilidad de rediseñar las soluciones para minimizar la distancia que tienen que recorrer sus datos.


09. Supervise el nivel de precios del almacenamiento 

Los precios del almacenamiento y de las transferencias de datos suelen incluir niveles de costes adicionales basados en el consumo. Si alcanza niveles especificados en la tabla de precios del proveedor de cloud, como se indica en términos como «superior a <cantidad de almacenamiento>», es probable que pueda negociar un precio mejor. Tenga en cuenta que los mayores descuentos solo se aplican a los datos almacenados que cumplen el requisito del precio. Por último, puede estar bloqueado con un contrato de varios años. Debe tratar de mantener las restricciones de ese contrato a la vez que busca formas de negociar los costes a la baja en función del aumento de las horas extra de uso.


«Las empresas pueden ahorrar cientos de miles de dólares cada trimestre, llegando a veces incluso a 100 000 dólares al mes, simplemente con pensar en cómo diseñan su arquitectura basada en clouds».

10. Limpie las cargas incompletas del almacenamiento

Algunas cargas de trabajo requieren que los usuarios carguen archivos. En este escenario, las cargas interrumpidas a veces crean objetos parciales que persisten en el almacenamiento en cloud como datos inutilizables que cuestan dinero real. Dependiendo del tamaño, las cargas incompletas pueden añadir hasta toneladas de residuos porque los administradores tienden a no querer eliminar ni mover nada (consulte el paso 6). El mejor plan de acción consiste en realizar backups de las cargas incompletas y eliminarlas.


Pasos siguientes para eliminar el problema de gasto en cloud público

Es imprescindible que haga algo ahora. 

Aunque estos 10 pasos pueden reducir materialmente los costes de almacenamiento en cloud, las organizaciones necesitan un método para obtener más visibilidad del almacenamiento que se ha adquirido, asignado, utilizado y desperdiciado en toda la organización. 

Lo que se necesita es un medio para permitir que uno o varios miembros de la organización se preocupen por lo que se gasta y por cómo se utiliza el almacenamiento en cloud. Adoptar informes, calculadoras y otras herramientas que ofrecen los proveedores de cloud es un primer paso firme hacia la visibilidad y la gestión centralizada del gasto en cloud. 

Una vez llevados a cabo estos conceptos básicos, tendrá que examinar las soluciones de terceros que se han diseñado para evaluar, recopilar, agregar, analizar e informar sobre el gasto en cloud, incluido el almacenamiento. 

Al reconocer primero que existen problemas de gasto en cloud y luego tomar medidas inmediatas con los 10 pasos que se acaban de describir, empezará a controlar los costes de almacenamiento en cloud de su organización. Para garantizar que los ahorros se mantengan a lo largo del tiempo, las políticas, los procesos y las tecnologías adicionales mantendrán las respuestas para reinvertir en el gasto en cloud descontrolado de su organización.

Descargue este libro electrónico
Microsoft Azure

Microsoft Azure

La integración de NetApp con Microsoft Azure es un servicio nativo que se ha creado para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos de una forma más optimizada; todo ello con el mejor de los clouds.

Google Cloud

Google Cloud

Alcance los objetivos de la organización con el kit de herramientas definitivo que le ayudará a optimizar el rendimiento del cloud según sus propias condiciones. Creado por NetApp para su uso con Google Cloud.

AWS

AWS

Consiga que los datos más potentes se muevan con menos riesgo con los servicios cloud de NetApp: teniendo en cuenta los comentarios de los clientes y con la tecnología de nuestra asociación con AWS.

Siguientes pasos