Compresión: otra nueva tecnología de NetApp para la eficiencia

Conversación con Jay Kidd

 

La eficiencia de almacenamiento se convirtió en el principal criterio de compra para muchas organizaciones de la actualidad, y eso se debe, en gran medida, a que siguen lidiando con el incremento de datos con presupuestos cada vez más reducidos.

Si todavía no nos escuchó hablar de este tema, es necesario que sepa que, con NetApp®, es absoluta y perfectamente posible aumentar el aprovechamiento de la capacidad del almacenamiento que ya posee y posponer nuevas compras por meses. Nuestras funcionalidades de eficiencia de almacenamiento compartido trabajan en conjunto en todos los sectores de la organización para ayudarlo a concretar objetivos comerciales cada vez más ambiciosos con menos recursos.

Seguimos innovando para mejorar la implementación de nuestras tecnologías actuales y futuras de eficiencia de almacenamiento en todo el centro de datos a fin de ayudar a reducir el costo de TI de manera inmediata y, al mismo tiempo, agilizar el funcionamiento de la empresa. La compresión es una de las técnicas de eficiencia preponderantes y candentes en la actualidad. Esta tecnología, que pasó a primer plano tras algunas adquisiciones notables, constituye una herramienta importante, en particular, en lo referente al almacenamiento secundario.

Es importante recordar que los beneficios de la compresión no se aprovechan cuando se aplica por sí sola. Su poder y potencial salen a la luz cuando se utiliza en conjunto con una gran variedad de características y tecnologías de eficiencia de almacenamiento. Si se opta por tecnologías y características de eficiencia de una gama de soluciones integrada, se puede lograr el equilibrio justo entre las necesidades tecnológicas y las empresariales con flexibilidad y eficiencia.

En esta ocasión, hablamos sobre la nueva solución de compresión de datos de NetApp con Jay Kidd, vicepresidente senior del área de estrategia y desarrollo de productos en el grupo de soluciones de almacenamiento de NetApp.

NetApp ofrece una propuesta de valor bastante atractiva en lo relativo a la compresión. ¿Qué puedes decirnos sobre esta novedad en nuestra familia de eficiencia de almacenamiento?
Jay: La compresión viene usándose desde hace tiempo y ya se implementó en maneras diversas. Desde siempre, el desafío con la compresión fue equilibrar los beneficios que otorga con el impacto que provoca en el rendimiento, ya que la CPU debe comprimir y descomprimir los datos. Por eso, hasta no hace mucho tiempo, la compresión se hacía principalmente por hardware para unidades de cinta y VTL. Lo que hicimos fue desarrollar una manera de hacer la compresión por software que no requiriera tanta capacidad de procesamiento.

¿Estamos hablando de compresión sin impacto en el rendimiento?
Jay: No existe ninguna tecnología de compresión por software que no afecte el rendimiento. Sin embargo, creo que logramos un buen equilibrio aprovechando funcionalidades existentes de Data ONTAP® y del sistema de archivos WAFL® (Write Anywhere File Layout) para obtener la máxima compresión posible con un impacto mínimo en el rendimiento.

Vamos a verlo en más detalle: a medida que se escriben datos en el sistema, se agrupa una pequeña cantidad de bloques WAFL de 4 K y se crea un grupo de compresión. Una vez formado el grupo, se hace una prueba mientras los datos todavía están en memoria para determinar si pueden comprimirse. En caso de que no sea posible comprimirlos, se los envía directamente a las unidades de disco. Si la prueba determina que pueden comprimirse, se almacenan comprimidos en disco. El sistema operativo Data ONTAP también está involucrado en el proceso, pero en resumen así es como funciona nuestra tecnología de compresión.

Pasando al tema de la deduplicación, ¿es posible usar la compresión y la deduplicación al mismo tiempo?
Jay: Sí. La compresión se concibió para usarla junto con la deduplicación y otras tecnologías de eficiencia de almacenamiento. En los LUN o volúmenes de NetApp, los usuarios tienen la opción de usar compresión, deduplicación, ambas o ninguna.

Una de las ventajas exclusivas de NetApp es que brinda una gama integrada de soluciones de eficiencia de almacenamiento, por lo que las tecnologías y características ofrecidas están diseñadas para funcionar por sí solas o en conjunto, lo que permite combinar ahorros. Nuestra meta es exprimir hasta la última gota de los recursos de TI de nuestros clientes, a fin de ayudarlos a reducir el costo total de propiedad.

Junto con otras tecnologías de eficiencia como el aprovisionamiento ligero, RAID eficiente y la deduplicación, la compresión minimiza la capacidad de disco necesaria para ofrecer un determinado nivel de servicio de carga de trabajo. Por ejemplo, como se muestra en el siguiente cuadro, los ahorros combinados resultantes de usar la deduplicación en conjunto con la compresión pueden ser significativamente mayores que los obtenidos con cualquiera de esas tecnologías por separado. En este punto, la cuestión es encontrar el equilibrio entre la utilización de la capacidad de CPU y el ahorro de espacio de almacenamiento.

  Porcentaje de capacidad de almacenamiento ahorrado con:
Tipo de aplicación Compresión únicamente
(promedio)
Deduplicación únicamente
(promedio)
Deduplicación +
compresión
(promedio)
Servicios de archivos:
Directorios de usuarios
50% 30% 65%
Servicios de archivos:
Datos de ingeniería
55% 30% 75%
Servicios de archivos:
Datos geosísmicos
75% 3% 75%
Servicios virtuales 55% 70% 70%
Bases de datos:
ERP de Oracle
65% 0% 65%
Bases de datos:
SAP
70% 15% 70%
Correo electrónico:
Exchange 2010
35% 15% 40%

¿Qué sobrecarga del rendimiento puede esperarse con esta tecnología?
Jay: Como la compresión involucra tareas de procesamiento adicionales, es de esperarse que se vea afectado un poco el rendimiento. El impacto depende del tipo de datos (la capacidad de compresión) y la carga del sistema en el momento de la compresión. Desarrollamos una serie de prácticas recomendadas cuyo objetivo es guiar a los clientes a través de las tareas de dimensionamiento, a efectos de optimizar sus implementaciones.

Los clientes se van a dar cuenta de que la compresión es particularmente atractiva en el ámbito del almacenamiento secundario para respaldo y archivado, en especial si aprovechan los ahorros combinados que resultan de usar la deduplicación junto con la compresión.

A modo de ejemplo, veamos el caso de las bases de datos. Muchos de nuestros clientes dicen que les gustaría reducir la capacidad de almacenamiento necesaria para respaldar bases de datos. Según nuestras pruebas, en estos casos, se puede alcanzar hasta un 70% de ahorro de capacidad aplicando compresión y, después, deduplicación. Hay muchos usuarios que estarían más que dispuestos a aumentar la carga de procesamiento a cambio de un ahorro del 70% en capacidad de almacenamiento.

Hace varios años, cuando NetApp sacó la deduplicación, había un programa de acceso limitado exclusivo para clientes que adoptaban esa tecnología en forma temprana. ¿Existe algo similar en el caso de la compresión?
Jay: Sí. Nuestros clientes pueden seguir un proceso para pedir una licencia de compresión. Nosotros evaluaremos su entorno y les haremos llegar nuestras prácticas recomendadas. De esa manera, podemos asegurarnos de que el caso de uso coincida con las funcionalidades que ofrecemos a fin de que nadie se lleve una sorpresa.

Básicamente, queremos hacer todo lo posible para mantenernos en estrecho contacto con los usuarios que adopten la compresión en las primeras etapas. Con el tiempo, todos podrán acceder a esta característica sin necesidad de una revisión especial.

Si un cliente de NetApp quiere agregar la funcionalidad de compresión a su entorno, ¿necesita comprar algo?
Jay: No. No exigimos ningún pago por la característica de compresión. La compresión se incluye junto con la actualización a la última versión de Data ONTAP.

Gracias, Jay. Esta conversación fue muy edificante. ¿Hay algo que quieras agregar?
Jay: Sí. Veo un paralelismo muy marcado entre lo que estamos haciendo en NetApp con la compresión y lo que hicimos, hace unos cuatro años, con la deduplicación. Si bien fuimos los primeros en ofrecer funciones de deduplicación integradas en un controlador de almacenamiento de uso difundido, fuimos de a poco en relación con la deduplicación para almacenamiento primario. Queríamos entender el impacto y los beneficios en un amplio espectro de tipos de datos. Ahora, cuando llega el momento de comercializar la compresión, adoptamos el mismo enfoque conservador. Es por esa razón que comenzamos por el almacenamiento secundario. Nuestro objetivo es hacer lo posible por garantizar que nuestros usuarios puedan predecir tanto los beneficios que obtendrán con todas nuestras funcionalidades de eficiencia de almacenamiento como los recursos necesarios para implementarlas. Asimismo, queremos asegurarnos de que puedan utilizar dichas funcionalidades de modo de obtener el máximo beneficio posible al costo operativo más bajo.

"NetApp se convirtió en una empresa con un valor de 4000 millones de dólares. Esa transformación radica en nuestra tecnología, que reduce la cantidad de recursos de almacenamiento que deben adquirir nuestros clientes: Snapshot™, aprovisionamiento ligero, volúmenes flexibles, deduplicación, RAID-DP® y más. Todas esas soluciones contribuyen a usar menos capacidad de almacenamiento, y seguimos innovando y comercializando nuevas tecnologías para que nuestros clientes puedan ahorrar aun más. NetApp continúa creciendo y ganando participación de mercado, porque ofrece valor a los clientes. Como ayudamos a los clientes a ahorrar, es más probable que estén dispuestos a almacenar sus datos en nuestros dispositivos".
Jay Kidd, NetApp

Si bien muchos proveedores cuentan con soluciones de compresión, ninguno ofrece la vasta diversidad de tecnologías de eficiencia y reducción de datos que comercializa NetApp para almacenamiento primario y secundario. Los productos de la competencia no suelen estar tan bien integrados, no cuentan con tanta cantidad y diversidad de funcionalidades complementarias, o se limitan al nivel de los archivos, lo que limita su aplicación. Esas tecnologías de eficiencia se integran directamente en todos nuestros sistemas de almacenamiento de datos, por lo que funcionan en cualquier entorno, tanto en datos en archivos como en datos en bloque. No es necesario contar con un dispositivo independiente y con una única finalidad que genere tareas adicionales de gestión y que requiera sus propias herramientas de gestión.

Cuando presentamos nuestra tecnología de deduplicación, hubo mucho escepticismo. Sin embargo, probamos que la deduplicación es una alternativa atractiva en almacenamiento primario para una gran variedad de cargas de trabajo, en especial cuando se la combina con VMware®. Hoy en día, NetApp es uno de los principales proveedores de tecnología de deduplicación en términos tanto de cantidad de clientes como de capacidad y variedad de sistemas. Vamos a adoptar el mismo enfoque para la compresión de datos. Puede que sea en bases de datos o en otras aplicaciones, pero, con el tiempo, vamos a probar que la compresión por software puede resultar eficiente en todos los niveles de almacenamiento: primario, secundario y de archivado.

Gracias por tomarte el tiempo para hablar con nosotros, Jay.

Si desea maximizar la eficiencia de su entorno de TI, lo mejor es que apueste por tecnologías de eficiencia de almacenamiento integradas y complementarias. La TI eficiente puede minimizar el tiempo, el esfuerzo y los recursos necesarios en los entornos de TI de la actualidad, lo que lo deja libre para innovar en su camino hacia el futuro.

Obtenga más información sobre las funciones de compresión en NetApp y la familia de tecnologías de eficiencia de almacenamiento de NetApp.

Si todavía no lo hizo, consulte la información más reciente sobre la creación de un entorno de TI flexible y listo para el futuro basado en una infraestructura compartida de TI.