Caso práctico de cliente:
Oracle en NFS para la máxima flexibilidad

Estructurar un entorno de almacenamiento para Oracle puede ser una propuesta delicada. Aunque no hay ninguna solución de tipo «talla única», hay una gran cantidad de conocimiento disponible para cualquiera que desee desplegar Oracle con almacenamiento NetApp, y una gran cantidad de esa información procede de la experiencia directa de los clientes. En este artículo nos acercamos a un cliente de NetApp que eligió NFS para sus necesidades de almacenamiento Oracle.

Trabajo para un centro médico regional con una plantilla total de unas 15.000 personas, distribuidas entre tres hospitales, un centro de rehabilitación, clínicas de atención primaria, centros de atención ampliada, un instituto de investigación y un centro de cuidados paliativos. El personal médico incluye 3.100 facultativos que representan más de 91 especialidades médicas y quirúrgicas.

Utilizamos Oracle como programa de respaldo para nuestras aplicaciones financieras y de cuidados clínicos, por lo que el rendimiento y la disponibilidad de Oracle son determinantes. Un presupuesto limitado de TI, combinado con una demanda creciente de almacenamiento (para Oracle y para otras aplicaciones) han sido la causa de importantes desafíos.

El almacenamiento NetApp, unido a NFS nos ha ayudado a cubrir nuestras necesidades crecientes de almacenamiento sin arruinar el presupuesto. Con nuestra infraestructura NetApp, podemos reaccionar ante los cambios más rápidamente que con otros productos de almacenamiento. En este artículo voy a describir cómo configuramos Oracle para funcionar en NFS, comentaré nuestra estrategia de protección de datos y recuperación ante desastres y explicaré las ventajas que este enfoque nos reporta.

Un entorno Oracle en evolución
Al igual que muchos centros Oracle, el nuestro dista mucho de ser estático. Estamos en constante evolución, cambiando y agregando elementos para hacer frente a las necesidades de la empresa. Tenemos E-Business Suite y una diversidad de aplicaciones para el seguimiento, facturación y archivado de pacientes. Contamos con instancias de bases de datos ejecutándose en Oracle 8i, 9i y 10g.

Hace dos años, todos nuestros servidores Oracle eran servidores HP y Sun™ monolíticos, con HA basada en host para asegurar su disponibilidad. Actualmente, estamos haciendo una transición a Real Application Clusters (RAC) de Oracle y sustituyendo o complementando poco a poco nuestros grandes servidores de hierro por clústeres de servidores Linux® más rentables.

Actualmente, tenemos un total de 24 instancias de bases de datos y estamos agregando cerca de 1 TB de nuevo almacenamiento al mes para Oracle y otros fines. Aquí es donde NFS entra en escena. Estamos agregando almacenamiento y cambiando nuestras configuraciones continuamente, y NFS y NetApp hacen que el proceso completo sea mucho más simple que si usáramos almacenamiento SAN.

¿Por qué Oracle sobre NFS?
La razón principal por la que preferimos NFS para Oracle es que nos permite adaptarnos más fácilmente. Podemos expandir o contratar rápidamente un sistema de ficheros NFS para adaptarnos a las necesidades cambiantes. Podría tomar un agregado de 1 TB y dar 100 GB a cada una de las ocho aplicaciones, dejando 200 GB de reserva. Podemos luego ampliar (o contratar) cualquiera de esos volúmenes NFS en cuestión de minutos, sin interferir en las operaciones en curso. Podemos hacer cambios cuando lo necesitamos, y no supone ningún problema.

Al igual que la mayoría de actividades de TI, también tenemos almacenamiento de otros proveedores. Con nuestro hardware SAN, ampliar un volumen supone una gran cantidad de trabajo. La ampliación lleva al menos ocho horas, y no hay forma de contraer automáticamente el tamaño de un volumen. Con sistemas de almacenamiento SAN, puede encontrarse aprovisionando en exceso para evitar la escasez futura y aplazando operaciones que son tan sencillas en NetApp.

Otra ventaja de NAS sobre SAN es una menor cantidad de gastos generales por administración. Las tarjetas TCP/IP funcionan de inmediato. No tenemos que perder mucho tiempo actualizando controladores y firmware, como haríamos con los adaptadores HBA. Nuestros DBA realmente prefieren el entorno NFS porque les da mucha más autonomía. Puede incrementar espacios de tablas y ficheros de datos de Oracle, crear o restaurar copias Snapshot™ de volúmenes NetApp sin implicar a ningún administrador de almacenamiento, y obtener los datos que necesita de cualquier host (o de varios), con un simple montaje de NFS (una ventaja específica de RAC de Oracle).

Actualmente tenemos 12 sistemas de almacenamiento NetApp con una capacidad bruta de 190 TB. Además del almacenamiento para nuestras necesidades de bases de datos y aplicaciones, hemos agregado recientemente un NearStore R200 para dar cabida a nuestro archivo de imágenes radiológicas y mamográficas (PACS), y hemos desplegado un NetApp FAS3070 para el almacenamiento fuera del centro con SnapVault, a fin de respaldar nuestro objetivo de eliminar las cintas de nuestro entorno.

Configuración de NFS para Oracle
Al principio, todo el mundo temía que el rendimiento fuera un problema, pero si el entorno se construye correctamente, no hay que preocuparse por eso. Cuando configuramos un entorno NAS para Oracle, esencialmente aplicamos las mismas reglas que se aplicarían en SAN. Creamos una red privada y usamos conmutadores repetidos para generar una estructura redundante. Como Fibre Channel SAN funciona a 2 Gb por segundo o más, alcanzamos o superamos ese nivel de rendimiento agregando varias conexiones Gigabit Ethernet, para darnos ancho de banda completo entre 2 Gb y 6 Gb por segundo, según la aplicación. En esencia, estamos creando una SAN dedicada, sólo que ejecutando un protocolo diferente.

Para conseguir las mejores prestaciones posibles, aún se necesitan ciertos ajustes para la pila TCP/IP y para NFS. Afortunadamente, NetApp tiene algunos magníficos recursos que le indican exactamente qué debe hacerse (puede obtener más información en un artículo reciente de Tech OnTap.)

Protección de datos y recuperación ante desastres
No importa si elige NAS o SAN para Oracle, la protección de los datos y la recuperación ante desastres serán consideraciones determinantes. Para nuestro entorno Oracle, tenemos un objetivo de punto de recuperación (RPO) establecido de cinco minutos, y un objetivo de tiempo de recuperación (RTO) de cuatro horas para cualquier base de datos. Alcanzamos esos objetivos usando una combinación de NetApp SnapVault y NetApp SnapMirror®, ofreciendo ambos protección de los datos y RD mediante una solución sin cintas.

Todas las noches a la una de la madrugada ponemos todas nuestras bases de datos Oracle en modo de «hot backup» y creamos una copia Snapshot de cada una, usando una secuencia de comandos (script) personalizada. Esto lleva unos 10 minutos. Después, a partir de la 1:15 h, SnapVault se ejecuta y guarda todos esos cambios en nuestra instalación de RD. Aceleramos el rendimiento hasta 20 MB por segundo, a fin de no influir en las aplicaciones de producción. Esto nos proporciona el equivalente a un backup completo de todas las bases de datos cada noche, con almacenamiento fuera de la instalación. Conservamos en línea 20 días de esos backups nocturnos. Para aplicaciones de bases de datos, no necesitamos retroceder años. Nos basta con protegernos de los posibles errores de la aplicación que nos exigirían volver sobre nuestros pasos.

Todos los registros de nuestros archivos se almacenan en volúmenes independientes, y usamos NetApp SnapMirror para sincronizar esos volúmenes con el centro de RD cada cinco minutos. Gracias a la combinación de ambos podemos cumplir nuestro RPO de cinco minutos y nuestro RTO de cuatro horas.

Para la recuperación, copiamos el backup de SnapVault en un volumen de lectura y escritura, y luego reproducimos los registros de archivo que se han almacenado con SnapMirror. Para proteger los volúmenes de datos Oracle usamos SnapVault en lugar de SnapMirror y datos compartidos de departamentos para reducir los costes de almacenamiento. Nuestros volúmenes primarios están en discos de Fibre Channel y nuestros volúmenes SnapVault en un disco SATA. Mantenemos cinco días de copias Snapshot en almacenamiento primario y 20 días de copias Snapshot en el sitio de RD. También estamos desplegando la deduplicación de NetApp en nuestros datos protegidos para ahorrar aún más espacio.

Adelantarnos a la curva
Cuando se trata de eficacia, mi organización es muy proactiva. Tenemos analistas de operaciones comerciales en el centro para analizar el flujo de trabajo y la forma en que todo debe interactuar. Hacen el rediseño del proceso antes de desplegar una aplicación, a fin de asegurarnos de que estamos haciendo el uso más eficiente del nuevo software y hardware.

Al igual que todos en TI, hacemos frente a un empeño constante por mantenernos por delante de las exigencias y continuar el crecimiento. Tenemos tres DBA y tres administradores dedicados a los servidores UNIX® y Linux y al almacenamiento. Como nuestros sistemas de almacenamiento NetApp configurados para NAS son fáciles de gestionar, la gestión de todo lleva menos del equivalente a un administrador a tiempo completo, liberando así recursos para otra tarea. Durante los últimos años, nuestro almacenamiento NetApp ha crecido 80 TB, pero no hemos tenido que agregar personal para gestionarlo. Con NetApp podemos conseguir más objetivos en menos tiempo y con menos personal.

Jess Carruthers
Director de proyectos

Durante los últimos nueve años, Jess Carruthers ha gestionado sistemas de almacenamiento de NetApp y de la competencia, compatibles con ERP de Oracle®, bases de datos financieras y clínicas, documentos y entornos de imágenes PACS. En 2005 como sitio beta para Data ONTAP® 7G, Jess y su equipo consolidaron 28 TB de almacenamiento Oracle y CIFS entre nueves sistemas NetApp con un FAS960c y un sistema NearStore® con SnapVault®. La utilización pasó del 50 % al 76 %. El equipo está ampliando actualmente su entorno para incluir tres clústeres FAS, tres sistemas NearStore y un FAS3070 en un sitio de RD remoto.

Explore